Por Navidad son muchas las familias que deciden incorporar a un nuevo miembro en casa, perro o gato. Nosotros recomendamos encarecidamente la adopción, ya que hay muchos cachorros que necesitan un hogar así que os animamos a que os acerquéis a perreras y protectoras y ahí escojáis a vuestro nuevo compañero.

Tras la ilusión inicial empieza un proceso de adaptación por ambas partes, es normal que al principio el cachorro esté asustado y se sienta extraño, pero una combinación de cariño y normas claras le ayudarán a sentirse cómodo rápidamente.

Uno de los temas más importantes a tener en cuenta desde el primer momento es la alimentación del cachorro, falsos mitos como que los cachorros deben beber leche no les ayudarán en su correcto crecimiento. Los animales una vez destetados de sus madres no beben leche de otro animal, y por ejemplo las leches procesadas para consumo humano tienen un alto nivel de azúcar que tampoco es bueno para los cachorros, ASÍ QUE DESCARTADO.

Uno de los reclamos más comunes de nutrición canina en cuanto a cachorros se refiere es la demanda de una dieta para que crezcan lo máximo posible y con el mayor de los pesos, de nuevo una creencia equivocada. Una sobrealimentación provocará que los cachorros crezcan demasiado rápido y puede provocar graves problemas de huesos y articulaciones en la edad adulta, sobre todo en las razas más grandes.

En cambio, es importante para la alimentación del cachorro usar piensos que incluyan un buen nivel de proteínas (derivadas de la carne) y aminoácidos como la Lisina que promueve el crecimiento óseo en cachorros y estimula la secreción de jugos gástricos.