FAQ

La Trufa es una realidad ya presente en el mercado especializado en la alimentación de alta calidad canina y felina, que nace de un proyecto privado de investigación para la búsqueda de la alimentación idónea para este tipo de animales. En su momento y por necesidades de competición y salud, después de probar todas las alimentaciones presentes en el mercado, un grupo de especialistas en el sector dedicó durante varios años los esfuerzos necesarios para el desarrollo de las fórmulas y los requerimientos que permitieran el desarrollo de una serie de alimentaciones, que de una forma fácil y sencilla , pudieran hacer crecer y mantener los animales tratados. Todos ellos, de tipologías muy heterogéneas y con problemáticas típicas de cada una de sus razas, se convirtieron en animales establemente sanos, pudiendo obtener de esta manera el máximo potencial genético de cada uno de ellos. Aquel proyecto ha culminado finalmente en nuestras marcas actuales: Zero e Il Tartufo.

En La Trufa hemos dado la posibilidad de acceder tanto al cliente especializado, como al gran público, a una serie de dietas de alta calidad para perros y gatos. Nuestro objetivo es el de criarlos y mantenerlos lo mejor posible a costes relativamente contenidos.

En La Trufa hemos dado la posibilidad de acceder, tanto al cliente especializado, como a través de éste al gran público, a una serie de dietas de alta calidad para perros y gatos, con formulaciones que tanto nutricionalmente, como sobre todo por valores cárnicos a disposición de nuestros pequeños carnívoros, se alejan de las alimentaciones habituales del mercado. Nuestro objetivo es el de criarlos y mantenerlos lo mejor posible, a costes relativamente contenidos, lo que establece una relación calidad/precio imbatible.

El mercado de la alimentación preparada para perros y gatos parte en 1860, cuando un electricista americano, James Spratt, creó la primera "tarta para perro" hecha de trigo, vegetales y sangre de ternera (res). Otras compañías lo imitaron y así los alimentos para perro horneados entraron en el mercado del alimento para mascotas, que antes era dominado por el carnicero, además de las sobras clásicas. Fundamentalmente, gran parte de las fórmulas a disposición de perros y gatos en nuestro mercado son una evolución ligera de estos orígenes. Plantearse como industria, lejos de la mera rentabilidad, que un perro o un gato son fundamentalmente carnívoros, es algo que no llegó hasta inicios del presente siglo, y para nosotros, como organización, es nuestra Biblia, nuestra forma de ser. Saber que cualquier perro del planeta Tierra es simple y estrictamente en su base genética un lobo de 78 cromosomas, es algo fundamental de saber para poder alimentarlo correctamente. Esta misma filosofía (realidad) es exportable a los gatos, por lo que todas nuestras dietas, desde nuestro Zero Low Daily (mantenimiento bajo), hasta nuestro Il Tartufo Large Breeds con un 88% de ingredientes de origen animal a disposición de nuestro perro en cada croqueta, siguen la misma directriz, reconocer la realidad de nuestros perros y gatos. Os pedimos encarecidamente que probéis nuestros productos y os alejéis, si amáis a vuestro compañero, de formulaciones e ingredientes que se aparten de este planteamiento.

Ciertas fuentes de proteínas son simplemente mejores que otras porque proveen una combinación mejor de aminoácidos. Estas proteínas mejores tienen eso conocido como Valor Biológico (VB). El Valor Biológico (VB) es una escala de medida para determinar qué porcentaje de una fuente de nutrientes es utilizada por el cuerpo. En pocas palabras, el VB se refiere a qué nivel de eficiencia real el organismo usa la proteína. Teóricamente, el más alto VB de cualquier fuente de alimento es 100%.

Una lista nutricional analíticamente correcta no lo es todo, ya que podemos llegar a ella de múltiples formas, por lo que la lista de ingredientes no sólo te indica los principales ingredientes, sino que en muchos casos te puede dar una idea de la calidad del producto. De acuerdo con los estándares de AAFCO (Association of American Feed Control Officials), el envase de alimento para perros tiene que listar los ingredientes por sus nombres comunes y en orden de predominancia por peso. Por tanto, al leer la lista de ingredientes vale la pena que te fijes en su orden y en qué tan específicos o genéricos son. También es bueno, aunque en menor medida, que tomes en cuenta el número de ingredientes. En nuestra web www.latrufapetnutrition.com el lector puede sacar mucha más información.

Relacionado con la cuestión sobre el valor biológico de los alimentos, ¿Qué tan bueno es tener un alimento hecho con proteína de la más alta calidad si no se digiere o lo hace de forma pobre? Tenemos que recordar que perros y gatos son carnívoros, por tanto, ¿De qué te sirve que tenga 28 o 32% de proteína si ésta es de mala calidad y no se digiere? Es decir, gran parte de lo que se come se expulsa en el excremento. Una alimentación no Premium es aquella que la mayor parte de los ingredientes no son de origen animal (carne, huevos, pescado…), por tanto, a mayor digestibilidad, mayor valor biológico, mayor absorción, más aprovechamiento y menor expulsión de excremento. En resumen, una alimentación PREMIUM es aquella con altos valores de proteínas animales, sobre todo el músculo (carne o como quieras llamarle) tienen una alta digestibilidad, es decir, un alto valor biológico. Ciertas fuentes de proteínas son simplemente mejores que otras porque proveen una combinación mejor de aminoácidos. Estas proteínas mejores tienen lo que antes hemos definido como Valor Biológico (VB).

Es evidente que en humana, acceder con la frecuencia correcta a ingredientes de buena calidad en cada una de nuestras dietas ha permitido estar, de forma general, en mejor estado de salud, y poder vivir más y mejor. La Trufa permite que perros y gatos puedan optar a comer ingredientes de primera calidad hasta ahora poco comunes para este tipo de animales, ingredientes que les permitirán, al igual que nosotros, llegar a mejores estados de salud. El La Trufa trabajamos con alimentos todos ellos aptos para el consumo humano, y lo hacemos con estructuras empresariales y laborales que han superado las últimas normas de seguridad alimentaria.

En La Trufa tenemos alimentaciones secas (10% de humedad) de calidad superpremium y ultrapremium, es decir, una serie de productos especializados para los distintos tipos y estadios de perros y gatos, pero simple y llanamente tenemos la mejor calidad que podamos encontrar a nivel mundial y siempre manteniendo una óptima relación calidad/precio… y seguimos trabajando e investigando para nuevos productos con la misma filosofía PORQUE SOMOS NUTRAHUNTERS.

Trabajamos con alimentos todos ellos aptos para el consumo humano, y lo hacemos con estructuras empresariales y laborales que han superado las últimas normas de seguridad alimentaria. En nuestras fórmulas, adaptadas siempre a las necesidades de estos carnívoros, no utilizamos ningún aditivo o antioxidante sintético, tipo BHT, BHA, Etoxiquina ni tampoco Vit K no natural liposoluble, que pueden todos ellos producir alergias a muchos ejemplares. Nuestras alimentaciones no llevan aditivos químicos, ya que todos los valores nutricionales vienen condicionados por sus ingredientes y si en algún caso nos vemos obligados a usarlos, siempre son naturales (selenio, vitaminas naturales,…). Nuestro proceso de producción ha superado la que hoy por hoy es la máxima certificación de seguridad alimentaria FSSC 22000, un estándar desarrollado por la Foundation for Food Safety Systems Certification (FSSC) y  está reconocido por el GFSI (Global Food Safety Initiative). Ese estándar es una herramienta completa de seguridad alimentaria que se basa en los en el estándar de gestión ISO 22000:2005 y el programa de pre-requisitos para seguridad alimentaria en la producción de alimentos PAS 220:2008.

La hidrolización es un proceso que permite una asimilación mayor y más adecuada de las proteínas gracias a romper lo bastante la estructura proteica dentro de la dieta, para eliminar así cualquier alérgeno y cualquier epítope alergénico y, por tanto, evitar el reconocimiento inmunitario por parte de los perros o gatos ya sensibilizados a las proteínas intactas. Con ello logramos respuestas de aceptación fisiológicamente más altas por parte de perros y gatos a nuestros alimentos y una prevención a los problemas de hipersensibilidades alimentarias. Un objetivo secundario es romper las proteínas hasta un punto en que no haya antígenos capaces de provocar una respuesta inmunitaria, y conducir a la sensibilización de un individuo que no ha estado en contacto previamente. Todas las carnes deshidratadas con conforman nuestras dietas, vienen hidrolizadas.

Tal vez que debemos matizar la pregunta… se ha demostrado que la exposición continua a una única fuente de proteínas puede generar cuadros alérgicos, por este motivo, por ello en La Trufa utilizamos distintas fuentes de proteínas para llegar a un mismo objetivo nutricional. Cambiar la dieta a nuestro perro o gato, siempre que ésta esté REALMENTE balanceada es un criterio subjetivamente del propietario. En condiciones naturales, los tipos de ingesta disponibles para este tipo de especies son sensiblemente variadas, con el objetivo de llegar a conformar una única dieta básicamente cárnica, con pinceladas diversas de variaciones en función del suborden o la familia que se trate, es decir, un felino caza y come básicamente “toda la carne que se mueve” y un canido es un cazador y también un carroñero, lo que le permite un abanico ligeramente más amplio dentro de un mismo orden, el de los carnívoros. Pero de una forma práctica, si la dieta cumple todos los planteamientos hasta ahora descritos y nuestro perro o gato y éste está sencillamente muy bien con ella, entonces ¿Por qué quieres darle una de esas latas a base de subproductos y aditivos que huelen fantásticamente bien para el criterio de nuestro amigo?

Cada vez más estamos en un mercado global, a pesar que las directrices y normas de fabricación y etiquetado no lo son, cosa que genera, para nosotros los fabricantes españoles ciertas inconveniencias, puedo decir que la inmensa mayoría de fabricantes se ajustan a lo etiquetado, pero en algunos casos esta disparidad legislativa permite hacer llegar al consumidor final ciertas imágenes de producto que podrían ajustarse algo más a la realidad.

Por ejemplo, si un alimento se califica como “Grain Free”, pero tiene de forma efectiva y real en cada croqueta un 10% o un 20% de carne, por muy “Grain Free” que sea, ¿qué os pensáis que hay en el resto de la composición? Pues alimentos de bajo VB, poco nutritivos y de más difícil digestión. Las nomenclaturas no significan nada si no hay detrás lo que un carnívoro necesita. Un alimento de alta calidad, el fabricante no tiene que etiquetarlo, simplemente lo tiene que crear y la única forma de hacerlo es con altos índices de proteína animal deshidratada dentro de su composición.

U otro ejemplo, si en un saco de 17 Kg de un buen producto de los nuestros, podemos necesitar entre 25 y 30 pollos, para extraer su carne y luego deshidratarla, además de pescados, huevos….entonces estaremos de acuerdo que para hacer producciones industriales necesitaremos cantidades infinitamente superiores. Si esto es así, ¿pensáis que otros pueden hacer producciones a nivel mundial con fuentes de proteína exóticas, salvajes o poco comunes? Todos necesitamos creer, pero aplicar el sentido común por parte del consumidor es algo imprescindible a la hora de hacer cualquier adquisición.

Como adjetivo, holístico u holística significa una concepción basada en la integración total y global frente a un concepto. En alimentación animal se aplicaría desde un punto de marketing a todas aquellas que de una forma global y real cubren todas las necesidades de nuestro perro o gato. Nuestra nueva gama 2016 de Il Tartufo es una alimentación “Holística”. Por lo tanto, en este producto reconocemos la naturaleza de nuestro perro o gato, y le ofrecemos de una forma total, una alimentación, más allá de equilibrada o balanceada, 100% asimilable para ellos con el objetivo de lograr la sexta esencia de su bienestar. A partir de aquí, conceptos como “natural” o “fresco” son conceptos más que discutibles. 70% de pollo fresco, proclama tal o cual alimentación. Os prometemos que todos los ingredientes que utilizamos, además de ser originalmente aptos para el consumo humano, en algunos casos antes “se movían”, juro que eran fresquísimos, pero… pensad, ¿en cuántos lineales o estanterías de cualquier tienda veis los piensos en cámaras frigoríficas para mantener en buen estado las dietas, al igual que vuestros bistecs están en la nevera? Fijarse en los matices de la nomenclatura de los ingredientes es algo básico para poder deducir la tecnología con la que se han tratado los alimentos. Utilizar por ejemplo, carnes deshidratadas de una especie en concreto, siempre es mejor que otras cosas.